Egolatría materna, música para mamás

Cada día o momento debería tener una banda sonora, es por eso que hoy quiero compartir esas canciones que giran en torno a nosotras, las mamás. Y para que así recordemos que esas mañanas en las que nos levantamos cansadas, ese bocado que cedemos, esa paciencia que sacamos de quien sabe dónde, es valorada por algunos.

Empezamos con una clásica en español:

  1. El oficio de ser mamá de Macaferri & Asociados:

2. A M O de Aterciopelados

“Mi cuerpo desinhibido de vanidad eximido” no se equivoca Andrea Echeverry con este verso, porque cierto es que no queda tiempo de nada, pero definitivamente se modifica el concepto de amor.

3. I’ll always love my mama de The Intruders

“I’ll always love my Mama, she’s my favorite girl / I’ll always love my Mama, she brought me in this world / A mother’s love is so special, it’s something that you can’t describe / It’s the kind of love that stays with you, until the day you die.” Definitivamente “el homenaje”.

4.  Always on the run de Lenny Kravitz

Y pues esta delicia tropical de Kravitz nos aterriza a la realidad en la que los hijos crecerán y seguramente serán unos loquillos que creeran estar “always on the run”.

5.  Mother de The Police

Luego The Police, con esta canción un poco perturbadora, pero divertida en la que simplemente en algún momento generaremos algún trauma…

6. Mi vieja de Pappo:

Aunque esta canción fue escrita para un TV Show, aplica para el objetivo de esta entrada.

7. “STACY’S MOM” de Fountains Of Wayne:

Y para finalizar, una de las canciones que me recuerda a mi juventud, va dedicada a todas las Mamacitas.

¿Qué canciones le agregarían?

 

 

 

 

La paciencia de su madre

Alguna vez escuché cuando llegaba de fiesta tarde y hacía trasnochar a mis papás: Algún día entenderá y se dará cuenta que esto no es tan sencillo.

¿Qué no es tan sencillo? Juemadre, mi hijo tiene 1 año y enseñarlo a dormir solo, ha sido un reto máximo, en días en los que está chinche y todo el mundo me dice: “una mamá siempre sabe que le pasa a su hijo”, pues les debo confesar que, yo no sé muchas veces qué le pasa, empiezo a descartar, y me la paso con él todo el día.

Enseñarle a comer cosas, a masticar, a caminar, todo es un continuo aprendizaje de doble vía que jamás me imaginé.

Ahora puedo comprender un poco, tal vez solo un poco, de todos los años que mi mamá me aguantó y fue paciente, ahora entiendo que al final toda madre tiene un poco más que dar y espero que algún día él, se acuerde de la paciencia de su madre.

 

 

 

¿Y qué carajos es esto?

Somos Eduardo y Alexandra, un chef y una persona que no tiene ni idea de la cocina, pero jode como ninguna.

Los dos amamos la comida, cada uno a su manera, tenemos particulares formas de hacerlo, unas más saludables que otras.

Vamos a aprender, a desaprender y a comer sabroso.

NoMo vs SiMo

Recientemente ha crecido el número de personas que NO quieren tener hijos, decisión totalmente respetable. Según los medios se les llama NoMo, es decir “No Mother”.

Algunos dicen que estamos en la generación de los NO padres, y bueno esto no está mal, lo que me parece jodidamente perverso, es que se sientan atacados porque con frecuencia les estén preguntando: Hey y el bebé para cuando?, pero que a su vez, salgan atacando a los que por decisión lo somos, con comentarios como: Salve el planeta, no tenga hijos, para qué traer más basura al mundo. Eso es caer en la intolerancia de la que son víctimas.

 

Por si queda alguna duda, reitero, no estoy en contra si usted no quiere tener hijos, lo único que digo es: respeto su opinión, respete la mía.

 

Sigo siendo divertida

¿Por qué todo el mundo cree que cuando eres mamá te vuelves aburrida?

El teléfono dejó de sonar, las invitaciones de amigos a salir así sea a tomar un café se volvieron nulas, salir de fiesta es una opción casi inexistente.

Todo esto porque algunas personas piensan que ya no tengo vida.

Esto no es así, por decisión mi vida cambio, pero también es cierto que puedo sacar algunos espacios para seguir compartiendo con amigos, para ir a un concierto, para tomar una copa, para escuchar a un amigo que está en problemas.

Hey mundo, sigo siendo yo, solo que ahora tengo un nuevo rol, ser madre.

 

¿Qué pasa con mis boobies?

La lactancia, para algunas es un proceso doloroso en el que se raspan los pezones o simplemente, no sale la leche necesaria.

Afortunadamente para mi, fue bastante fácil, todo pareció transcurrir con tanta naturalidad, que me pareció una maravilla. Hasta hace unos meses: debo reconocer que me gusta darle leche a mi bebe, pero, empecé a notar que tenía un seno más grande que el otro, y no con la normalidad que para cualquiera pasa inadvertido, o como eso que dicen que igual tenemos siempre un pie, un ojo o cualquier otra parte del cuerpo más grande que la otra, no! esto se nota a simple vista.

Resulta que acostumbre a mi hijo a que comiera más por un pecho que por el otro, nunca pensé en las consecuencias, y ahora tengo una boobie mutante, con los sostenes, una queda volando y la otra se desborda. Al principio, este tema generó un poco de frustración, pero ahora, hablando con otras mamás al menos a una le pasó lo mismo que a mi.

El consuelo: en unos meses ya se acaba la época de lactancia y todo volverá a la normalidad, o al menos eso espero…

Chao Líbido

A las pocas semanas del parto, llega la cita con el ginecólogo y por supuesto es el momento para chequearse y empezar a planificar.

Una de las mejores opciones que ofrecen los médicos: son las pastillas, con pocos efectos secundarios, y si se tiene la disciplina para tomárselas con juicio, un método efectivo. Cuál es el problema entonces? Si está lactando, seguro le mandan unas que no tengan estrógenos porque puede afectar la producción de leche, sin embargo, en la letra pequeña, lo que uno no se entera, es que existe la posibilidad de disminuir la líbido.

Ahora bien, con la lactancia los senos están tan sensibles que ya no es tan sexy, y si a eso se le suma el efectito de las pastillas, solo queda por decir, al menos por unos meses… Chao líbido.

“Puedo decir que…

mi hijo no fue planeado pero si esperado”

Siempre quise ser mamá, algo un poco raro ya que la mayoría de mis contemporáneos piensan que son muy jóvenes para tener hijos o que los niños simplemente son un estorbo para su vida.

Vale la pena decir que no estoy ni a favor, ni en contra de esta manera de pensar, la maternidad llegó en el momento que debía llegar.

Así empezó

Una semana de septiembre del 2014 pasaba por un momento no muy bueno, parecía que todo conspiraba para salir mal, peleas con todo el mundo, problemas en el trabajo, mejor dicho.

Con algunas semanas de retraso, esto aún no me preocupaba, eran tantas las cosas que tenía en mente, que la mejor respuesta que me daba era: “es estrés” pronto me va a llegar, pues bueno, para estar más tranquila decidí hacerme una prueba casera, pero grande fue la sorpresa cuando al pasar los 3 min, veo que es positiva. Obviamente no lo creía, me puse a llorar, qué carajos iba a hacer?, esas pruebas de orina pueden fallar?, compré tres más y todas daban positivo. Al día siguiente decidí hacerme una de sangre, algo tenía que estar mal.

Fui por el resultado con mi novio y no entendí nada, solo salían números, por qué no es como en las películas? le pregunté a la enfermera y me dice: – este número de acá una mujer normal lo tiene por debajo de 0.5.

Miro nuevamente el papel, y mi número estaba en 1875, así fue como entendí que estaba MUY EMBARAZADA.