La paciencia de su madre

Alguna vez escuché cuando llegaba de fiesta tarde y hacía trasnochar a mis papás: Algún día entenderá y se dará cuenta que esto no es tan sencillo.

¿Qué no es tan sencillo? Juemadre, mi hijo tiene 1 año y enseñarlo a dormir solo, ha sido un reto máximo, en días en los que está chinche y todo el mundo me dice: “una mamá siempre sabe que le pasa a su hijo”, pues les debo confesar que, yo no sé muchas veces qué le pasa, empiezo a descartar, y me la paso con él todo el día.

Enseñarle a comer cosas, a masticar, a caminar, todo es un continuo aprendizaje de doble vía que jamás me imaginé.

Ahora puedo comprender un poco, tal vez solo un poco, de todos los años que mi mamá me aguantó y fue paciente, ahora entiendo que al final toda madre tiene un poco más que dar y espero que algún día él, se acuerde de la paciencia de su madre.

 

 

 

Sigo siendo divertida

¿Por qué todo el mundo cree que cuando eres mamá te vuelves aburrida?

El teléfono dejó de sonar, las invitaciones de amigos a salir así sea a tomar un café se volvieron nulas, salir de fiesta es una opción casi inexistente.

Todo esto porque algunas personas piensan que ya no tengo vida.

Esto no es así, por decisión mi vida cambio, pero también es cierto que puedo sacar algunos espacios para seguir compartiendo con amigos, para ir a un concierto, para tomar una copa, para escuchar a un amigo que está en problemas.

Hey mundo, sigo siendo yo, solo que ahora tengo un nuevo rol, ser madre.

 

¿Qué pasa con mis boobies?

La lactancia, para algunas es un proceso doloroso en el que se raspan los pezones o simplemente, no sale la leche necesaria.

Afortunadamente para mi, fue bastante fácil, todo pareció transcurrir con tanta naturalidad, que me pareció una maravilla. Hasta hace unos meses: debo reconocer que me gusta darle leche a mi bebe, pero, empecé a notar que tenía un seno más grande que el otro, y no con la normalidad que para cualquiera pasa inadvertido, o como eso que dicen que igual tenemos siempre un pie, un ojo o cualquier otra parte del cuerpo más grande que la otra, no! esto se nota a simple vista.

Resulta que acostumbre a mi hijo a que comiera más por un pecho que por el otro, nunca pensé en las consecuencias, y ahora tengo una boobie mutante, con los sostenes, una queda volando y la otra se desborda. Al principio, este tema generó un poco de frustración, pero ahora, hablando con otras mamás al menos a una le pasó lo mismo que a mi.

El consuelo: en unos meses ya se acaba la época de lactancia y todo volverá a la normalidad, o al menos eso espero…